La calidad de las materias primas, de primeras marcas, es nuestra seña de identidad. Cada mañana se prepara la masa de forma artesanal, como marca la tradición. Se fríe a la temperatura exacta y tiempo preciso, garantizando unos churros y porras crujientes y apetecibles. Recuerde que “el secreto está en la masa".